NOTAS INSTITUTANAS “A 30 AÑOS DEL PROTOCOLO DE MONTREAL”


Este año se cumplen 30 años del Protocolo de Montreal elaborado un 16 de septiembre de 1987 bajo los auspicios del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y firmado por 196 países, entre ellos Chile. Este protocolo ha sido uno de los acuerdos más importantes desde el punto de vista ambiental de la Convención de Viena para la protección de la Capa de Ozono del planeta. El protocolo definió las políticas que debían adoptar los países signatarios respecto de la producción y el uso de los llamados CloroFluorocarbonos, ClFC.

Los Clorofluorocarbonos son compuestos químicos formados por Cloro, Flúor y Carbono, que se generan en variadas industrias: refrigeración, aerosoles, aislación térmica, por citar algunas. Estos compuestos, una vez que ascienden a la estratosfera se descomponen producto de la radiación Ultravioleta (UV) liberándose Cloro como especie química reactiva (radical cloro) que descompone al Ozono (Oxígeno triatómico).

La capa de ozono es un filtro natural de la radiación Ultravioleta que forma parte de la radiación electromagnética (la Luz), por lo que su disminución tiene como consecuencia que esta radiación llega a la superficie de la tierra afectando a muchos organismos, entre ellos al plancton (responsable de más del 50% de la producción del oxígeno del planeta por medio de la fotosíntesis). Por otro lado la exposición a estos rayos ha producido un considerable aumento en cáncer a la piel, de allí la necesidad del uso de “protectores solares” en todas las zonas expuestas, especialmente en la época de máxima luminosidad.

El Protocolo de Montreal se une al acuerdo de Kioto y últimamente al de París, como los grandes hitos para el desarrollo sostenible de nuestro planeta.

Vicerrector de Extensión

Your browser is out-of-date!

Update your browser to view this website correctly.Update my browser now

×